El pasado 22 y 23 de julio se llevó a cabo en la ciudad de Córdoba, Argentina, el torneo de combate medieval “El Dragón Dorado”, primer torneo oficial de HMB organizado por el club Draconem Clan. El predio del Centro Deportivo Manuel Belgrano resultó el escenario propicio para que el público disfrute tanto de los combates grupales, como de los individuales.

Ezequiel Farjat (Draconem Clan) peleando contra Diego Villagrán (CECM) en la categoría Profight masculino. Fotografía: Santiago Teobaldi.

Nos contactamos con Ezequiel Cavallin, capitán de Draconem Clan, quien nos hizo algunos comentarios acerca de este torneo, principalmente sobre la importancia del mismo para mejorar la relación con las entidades públicas de la provincia: “Este evento significó un gran paso, que acerca todos nuestros esfuerzos a legitimar el combate medieval como un deporte oficial en nuestra provincia, ya que fue realizado con el aval y la colaboración de la Agencia Córdoba Deportes.”

Equipos de Córdoba, Buenos Aires, Santa Fe, San Juan y Tucumán, viajaron para medir su acero en la liza. El primer día estuvo colmado de combates grupales, culminando al atardecer con un amistoso 10vs10 en el que combatientes de Córdoba se enfrentaron a integrantes de equipos de Buenos Aires. El amanecer del segundo día deleitó al público con duelos masculinos de espada y escudo, y espada larga, seguidos al mediodía por estas mismas modalidades en la categoría femenina. Por la tarde se realizaron los combates de profight y se le dio fin al evento con la entrega de premios.

Pelea de bohurt entre la Compagnia del Lobo Negro y Pecarí Wildschweine Krieger. Fotografía: Maite Rosales.

En la categoría de bohurt 5vs5 masculino, los equipos que alcanzaron el podio fueron CECM (1° puesto), Pecari Wildschweine Krieger (2° puesto) y Compagnia del Lobo Negro (3° puesto). Además, en esta categoría participó el club Draconem Clan.

En los duelos masculinos, CECM se llevó el primer y segundo puesto en Espada y Escudo (Agustín Binaghi y Facundo Lopez), y el primer y tercer puesto de Espada Larga (Naaman Videla y Marcos Zúñiga, respectivamente). Por otro lado, Draconem Clan obtuvo el tercer puesto en Espada y Escudo (Luca Maulicino) y el segundo puesto en Espada Larga (Ezequiel Cavallin). Además, en los duelos de Espada y Escudo participaron los clubes Compagnia del Lobo Negro y Guardia del Bastión, mientras que integrantes de Orden del Fuego, Quirquincho y Compagnia del Oso Blanco participaron en los duelos de Espada Larga.

Marcos Zúñiga (CECM) enfrentando a Mariano Sibio (Orden del Fuego) en la categoría Espada Larga. Fotografía: Maite Rosales.

En los duelos femeninos, la cordobesa Maru Barale, del club Pecari Wildschweine Krieger, fue la gran ganadora, ya que ganó el primer puesto en ambas categorías. Lourdes Vazquez, de la Compagnia del Lobo Negro, se coronó en segundo lugar en Espada y Escudo, y la sanjuanina Carolina Rodríguez, de Guardia del Bastión, obtuvo el tercer puesto en Espada y Escudo y el segundo puesto en Espada Larga.

Anuncio de la victoria de Maru Barale sobre Lourdes Vazquez en la categoría Espada y Escudo. Fotografía: Maite Rosales.

Por último, en la categoría Profight masculino, participaron peleadores de Draconem Clan, CECM y Compagnia del Lobo Negro. Draconem Clan se llevó tanto el primer como el tercer puesto, de la mano de Ezequiel Cavallin y Ezequiel Farjat, respectivamente. Mientras que Nicolás Di Gaetano, de CECM, consiguió el segundo lugar.

Resulta imposible restarle importancia al seminario de marshals dictado durante este torneo. El mismo estuvo a cargo de HMB Argentina, y su objetivo fue capacitar a aquellos aspirantes a marshals en los reglamentos y regulaciones de HMB y WMFC. Durante los dos días se realizaron tanto clases teóricas, como prácticas durante los combates.

Participantes del seminario de marshals de HMB. Fotografía: HMB Argentina.

“Contamos con el aval y la oficialización de HMB Argentina, que colaboró incansablemente con la organización y llevó adelante el primer seminario de arbitraje en el interior, para empezar a formar árbitros en el interior del país y así descentralizar la responsabilidad del arbitraje”, nos contó Ezequiel, quien además destacó la importancia de que se hubiese tratado de un evento completamente deportivo, desligado de todo tipo de visión fantástica que muchas veces acompaña a los torneos que se gestan en el marco de las ferias medievales. Esto, contribuyó positivamente a la imagen del deporte que se llevaron las entidades deportivas que estuvieron presentes durante el torneo.

Todo esfuerzo es merecedor de reconocimiento para ampliar las fronteras de este deporte a nivel nacional, y claramente este torneo fue un ejemplo del esfuerzo bien encaminado.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *