RETRATO MEDIEVAL
Ariel Bohn
CLUB: Compagnia del Lobo Negro
PAÍS: Argentina
 

Hace muy poco tiempo que se cumplieron dos años de mi debut en un torneo (3er Torneo Porteño). Entonces, compartí la liza con Mauro Mankevick y Juano Monti; Martín Angiolillo era el suplente y decidió no entrar, dado que veníamos teniendo un buen desempeño y muy buenos resultados. Recuerdo que no tenía armadura y Nico García, el Griego, me prestó todo para luchar. Estas personas siempre bancaron mi entrenamiento y crecimiento dentro del deporte. Aquel torneo salimos primeros e invictos.

Hoy creo que empezar con el pie derecho fue clave. El club siempre acompañó todos los pasos y demostró confianza en las decisiones que tomaba. El resto fue entrenamiento duro, autosuperación y mejorar mi propio equipo. Y para ser sincero, mi esposa tiene grandes méritos de todo esto, nunca dejó de apoyarme e incentivarme.

En dos años tuve la suerte de luchar no solo con los mejores y contra los mejores, sino también de estar acompañado por excelentes personas. Además de participar en el Battle of the Nations 2015 y la Copa First Class Argentina, tuve el privilegio de competir en la Dynamo Cup 2014 y 2015.

En 2014 fui de mercenario para CECM; cuando Juan Manuel me invitó todo parecía muy distante y poco probable (siempre le voy a agradecer la confianza). Aun después de haber subido al avión, estábamos incrédulos. Recuerdo que me sentía absolutamente desubicado, apenas tenía medio año de experiencia y ya estaba compitiendo en las grandes ligas. Incluso después del torneo, la noche de camaradería y la cena con las cabezas de HMBIA (para hablar de una idea que tenía acerca de unos torneos internacionales a lo largo del mundo…) todo se veía irreal.

Sí fueron absolutamente reales los golpes que recibimos en el torneo. La liza a la altura de la cadera, las armaduras ultraligeras de los oponentes y la saña en los combates. El nivel de la Dynamo es el más exigente de todos, la competitividad de los clubes es todavía mayor que en las selecciones nacionales. Que te saquen de la liza se siente de lo peor… es una crueldad casi antideportiva. Finalmente recibimos la Copa Revelación: llegamos a octavos de final y perdimos contra Partizan 1, quien se quedó con el primer puesto. Quedamos en un noveno lugar, increíble.

En la Dynamo de 2015 participé con mi club, la emoción era otra. Sabía que íbamos a tener una competencia muy reñida y que acceder a octavos era difícil, pero ver los colores de la Compagnia del Lobo Negro en un mundial de clubes fue lo que más nos enorgullecía. Tuvimos nuestras derrotas y victorias, no logramos clasificar, pero la experiencia siempre es constructiva.

Hoy, junto con Boris Del Carpio preparamos la mitad de los entrenamientos del club y recibimos a todos los ingresantes. Quiero creer que más que formar luchadores, formo compañeros para los torneos venideros.

 


Fotografía: Roman Solar.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *